VIH: tratamientos específicos para hombres

Categoria: Archivo Salud y Belleza
Tag: #Salud #VIH #VIH Salud de los hombres
Condividi:

El VIH es un virus que ataca el sistema inmunológico del cuerpo, facilitando enfermedades e infecciones. La transmisión del VIH a través del contacto con sangre, fluidos corporales y órganos sexuales infectados ha sido objeto de intensas investigaciones científicas y un amplio apoyo a la prevención y el tratamiento de enfermedades. El virus VIH es una de las enfermedades más temidas en el mundo debido a su relativa prevalencia y los síntomas debilitantes que aquejan a los pacientes. Una vez infectado, el virus se replica rápidamente en el cuerpo y utiliza células del sistema inmunológico para propagarse. Las infecciones oportunistas son uno de los principales síntomas del VIH y pueden ser muy graves e incluso mortales. La terapia antirretroviral (TAR) ha avanzado mucho en los últimos años, ralentizando la progresión de la enfermedad y permitiendo a muchos pacientes llevar una vida normal. El tratamiento temprano es esencial para prevenir complicaciones y la muerte. La terapia antirretroviral (TAR) se ha convertido en el estándar de atención para el VIH. El objetivo del TAR es ralentizar la replicación del virus y así prevenir el debilitamiento del sistema inmunológico. Los pacientes infectados por el VIH suelen ser tratados con una combinación de medicamentos ART. Esto se debe a que la monoterapia generalmente no es suficiente para eliminar el virus. Los TAR se pueden dividir en dos categorías: inhibidores de la transcriptasa inversa (ITR) e inhibidores de la proteasa (IP). Los inhibidores de RTI actúan bloqueando la transcriptasa inversa, la enzima que produce ADN viral a partir de ARN. Los inhibidores de PI actúan bloqueando la producción de proteínas virales necesarias para la maduración viral. Sin embargo, el uso prolongado de TAR puede provocar efectos secundarios como hepatitis, neuropatía periférica, diarrea y depresión. Además del TAR, existen otros tipos de tratamientos que ayudan a combatir el VIH. Una es la terapia con vacunas, que estimula al sistema inmunológico a producir anticuerpos para combatir el VIH. Otra terapia alternativa es la terapia génica. En este tipo de tratamiento, las células del paciente están diseñadas para filtrar el virus del VIH. Existen varias técnicas de edición celular, como la ingeniería de células T que utiliza virus modificados para producir anticuerpos contra el VIH. Además, la terapia multifuncional puede ayudar a mejorar el control del VIH. Este tratamiento implica revitalizar el sistema inmunológico del paciente, incluidos medicamentos antivirales y vitamina B, que se ha demostrado que aumenta la cantidad de células T CD4, un tipo de célula inmunitaria importante para combatir las infecciones. La prevención del VIH se basa en evitar conductas de riesgo como las relaciones sexuales sin protección y compartir agujas. Las estrategias de profilaxis biomédica, como la PrEP y la PEP, pueden reducir aún más el riesgo de contraer el virus.

En conclusión, el VIH es una enfermedad grave y la prevención, el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno son esenciales para controlar la propagación del virus. Encontrar nuevos tratamientos y hacer del VIH una enfermedad tratable requiere una inversión continua en investigación científica.

Publicato: 2023-05-30Da: Redazione

Potrebbe interessarti